Elementos de navegación


Unos de los apartados más importantes en el diseño de páginas Web son los elementos de navegación. Ya que son los que nos permiten movernos a través de las diferentes páginas que hemos construido.

Si las páginas tienen normalmente un tamaño superior al de una pantalla y media, considerar la opción de duplicar los elementos de navegación al principio y al final de las páginas. Además, si la página es suficientemente larga, proporcionar al final de la página un enlace el principio de la misma.

No crear páginas que sean un callejón sin salida, al menos cada página Web ha de tener un enlace por el cual se pueda continuar la navegación.

Diseñar una estructura clara y asegurar que se proporciona un camino cómodo para visitar todas las páginas Web de su sitio. Si no se tiene en cuenta esto se perderá la mayoría de los lectores tras las primeras páginas.

Facilitar un índice con el contenido del sitio y procurar que éste sea fácilmente accesible.

Mapa del sitio Web. Detallan de forma resumida todas las secciones principales de la web, para visitar la deseada solamente hay que hacer click sobre el enlace correspondiente. Los mapas de sitios web han dado más de una vez prueba de su utilidad. Los administradores los utilizan como herramientas que permiten orientarse rápidamente en la estructura de los archivos, las empresas para presentar los servicios que ofrecen; los visitantes despistados, como vía de salvación.

Diseño independiente de la resolución. La resolución viene determinada por el número de píxeles que se muestran en la ventana del monitor, siendo el píxel la unidad mínima de información que se puede presentar en pantalla, de forma generalmente rectangular. Depende de la tarjeta gráfica. Los valores más comunes a día de hoy son de 1024x768 y 1280x960.
A mayor resolución se dispone de más puntos de información para presentar los elementos en pantalla, pero estos puntos son más pequeños, con lo que los elementos de la interfaz (textos, imágenes, objetos de formulario, etc.) se ven más pequeños.
Las páginas se diseñan para una resolución base y se construyen internamente mediante tablas o capas de tamaños relativos, con anchuras definidas en %, con lo que se consigue que al ser visualizadas en monitores de más resolución se "abran", ocupando todo el espacio de pantalla disponible.
Es conveniente maquetar toda la página dentro de un contenedor padre (una tabla o capa) y asignar a éste una alineación centrada, con lo que la página quedará en el centro de la pantalla si se usa una resolución mayor que la de diseño.